La autoría de esta fábula se remonta a la antigua Grecia, como música de la época no tenemos la acompañaremos del segundo movimiento del concierto de trompeta Nº3 de Mozart.

[Descargar]